Cinco consejos para orar diariamente

Consejos para orar, Oración, Rezar, Artículo de Fe, ApologéticaCiudad de Guatemala, Guatemala
Texto: Yo Cucurucho
Fotos: Yo Cucurucho
Fuente: Catholic-link.com / Aleteia

Siempre escuchamos o leemos en diversos lados que debemos practicar la oración cada día y, si fuese posible, al despertar y antes de dormir. Sin embargo son muchas las veces que, ya sea por tiempo, cansancio u otros factores no lo hagamos y, en algunos casos, nos de pereza la sola idea de orar.

Para ayudarte a que puedas orar cada día, te compartimos estos cinco consejos.

1. No te preocupes en cuanto tiempo debe durar tu oración
Muchas veces podemos creer que, mientras más dure nuestra oración será mejor. Déjame decirte que no es así. No importa si rezar 1 minuto o 1 hora, lo que de verdad importa es que lo hagas con el corazón y, sobre todo, que seas muy sincero en lo que le dices a Dios. Recuerda que Él todo lo sabe y te conoce aún mejor de lo que te conoces a ti mismo.

2. Ora con confianza, estás hablando con tu mejor amigo
Dios no es aquel “Padre estricto” ni tampoco es el “Jefe regañón”, al contrario; Dios es nuestro mejor amigo…nuestro “bff“. Él jamás nos va a regañar, a gritar o castigar, al contrario, Él va a escucharnos, a darnos su hombro para que lloremos y nos dará las “iluminaciones” para que podamos enfrentar las situaciones de nuestra vida. En Dios puedes confiar totalmente pues Él jamás te defraudará.

3. No memorices oraciones ni las repitas sin sentirlas
La oración es una charla tuya con Dios; si bien es cierto que son muchísimas las oraciones que se pueden repetir, como el Padrenuestro, o el Avemaría, muchas veces es mejor que, mientras oras, la hagas más personal. Con esto quiero decir que con tus propias palabras le digas a Dios, o a la Virgen María, lo que piensas, lo que sientes, lo que necesitas. Háblales como siempre hablas; usa tus propias palabras pues a Dios le agradará siempre que seas tú mismo con Él y que te muestres tal cual eres. Recuerda que Dios te ama así como tú eres.

4. Ten a la vista alguna estampa, cuadro o imagen religioso
La mejor manera para fomentar tus deseos de oración es tener a la vista alguna imagen, estampa o cuadro religioso; ya sea de la Virgen María, o de algún santo a quien le seas devoto, así cada vez que lo veas, sentirás dentro de ti ese deseo de orar y, poco a poco, lo volverás un hábito que necesitarás hacer cada día.

5. Jamás veas la oración como una obligación
Muchas veces, por las prisas de la vida, habrán momentos en que no podremos tomarnos unos minutos para orar, no te preocupes. Rezar no debe de ser una obligación y, créeme, Dios comprende que a veces no podamos detenernos a rezar a la misma hora de todos los días. Lo importante es que, en cuanto tengas unos minutos disponibles, los aproveches para dar gracias a Dios por el día que vives y por cada una de las cosas que tienes pues, todo es porque Él te lo ha dado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s