[Septenario a Jesús de las Tres Potencias] – Quinto Viernes

Previa Procesión, Procesión de retorno, Parroquia Vieja, Cuaresma, Jesús Nazareno, Jesús de las Tres Potencias, San Felipe Neri, Cucurucho, Yo Cucurucho, RestauraciónFuente: Lic. Juan Alberto Sandoval Aldana
Grupo en Facebook: Jesus Nazareno del Oratorio de San Felipe Neri, la Escuela de Cristo.
Texto original del documento: Septenario a JHS de la Escuela de Cristo

Señal de la Cruz

Acto de Contrición
Humilde y soberano Jesús, que coronaste tu martirio clavado en la cruz, en la cumbre del Monte de las Calaveras; donde exhalaste el último suspiro, que tu amada Madre, la purísima Virgen María, con los ojos anegados en lágrimas recogiera en lo más íntimo de su inmaculado y lacerado corazón.

Por los dolores que sufriste, por los crueles y penosos tormentos a que fuiste sometido, por los ultrajes que recibiste de aquellos malvados que no creyeron o no quisieron creer en Ti; yo te pido, Señor, prometiéndote enmendarme en todos mis actos, mientras continúe mi tortuoso paso por esta vida terrena; me perdones todas mis faltas y pecados, con los que, a semejanza de los que coronaron de espinas tu inocente y límpida frente, te he hecho sufrir y padecer inicuamente.

Que en tu infinita bondad, piadosísimo Jesús, encuentre eco la súplica que humildemente, hacia tu excelsa y soberana Majestar elevo y, que tus santas bendiciones no escaseen, para este infeliz pecador que fervorosamente implora tu gracia y compasión. Amén.

Rezar Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Quinto Viernes
Jesús fue llevado a casa de Anás, y éste le envió a casa de Caifás. Una mujer que salía de la residencia de este pontífice, viendo a Pedro sentado cerca de algunos, alrededor de una hoguera, dijo: “He aquí uno que iba con el Nazareno”. Pedro, lleno de estupor le negó, y le negó dos veces más, al tiempo que cantaba un gallo. Jesús, que en esos momentos era conducido a la cárcel, pasó frente a él y le dirigió una mirada tristísima. Pedro recordó entonces lo que el Señor le había dicho: “Antes que el gallo cante dos veces, tres veces me negarás” y, saliéndose fuera, lloró amargamente y lleno de arrepentimiento.

Así, al igual que Pedro, cuántos por temor, negamos pertenecer a la Iglesia de Jesucristo. Avergoncémonos de nuestra debilidad y lloremos llenos de arrepentimiento sincero, que Dios habrá de ser misericordioso y perdonará nuestros pecados; para que así limpios de corazón, podamos gozar de su eterna gracia.

Presiona aquí para conocer la historia de la imagen de Jesús de las Tres Potencias

Ruegos a Jesús Nazareno
Amantísimo Jesús: escucha nuestros ruegos
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Amantísimo Jesús, purifica mi alma
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Dulce Jesús: consuela a los atormentados
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Piadoso Jesús: remedia nuestras necesidades espirituales y corporales
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Misericordioso Jesús: ampara a los desvalidos
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Paciente Jesús: ten piedad de los moribundos
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Humilde Jesús: permite la salvación de nuestras almas
                                                     Rezar un Ave María y Gloria

Oración
Dulce Jesús crucificado por mi amor, aquí tienes postrado a tus plantas al que tantas veces te ha ofendido; quisiera morir de dolor. Por tu santa pasión, por los dolores que atormentaron el corazón de tu angustiada Madre, la reina de los cielos, concédeme la gracia de aborrecer el pecado como Tú lo aborreces.

Inspírame tal horror a lo malo, que pueda hacerme detestar las más ligeras faltas y debilidades, considerando cuanto puedan desagradarte y hacerte padecer. Asísteme, fortaléceme, otórgame la gracia de invocarte siempre, divino Jesús mío. Y Tú, Madre de amor, inflámame en el corazón de tu humilde y Santísimo Hijo, acá en la tierra, para que pueda algún día adorarle en tu compañía, por los siglos de los siglos. Amén.

Señal de la Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s