Ermita de San Frutos. Segovia, España

Segovia, España
Texto: Yo Cucurucho
Fotos: Internet
Fuente: segoviaunbuenplan.com

En lo alto de un acantilado, llamado “la cuchillada”, se erige la Ermita de San Frutos, llamada porque fue fundada por San Frutos que, según cuenta la tradición oral, con su bastón abrió una grieta para que los sarracenos no tomaran aquel lugar sagrado.

Se debe de cruzar un puente de piedra para poder accesar a la Ermita, de lo cual, lo primero que se puede ver es una alta cruz de hierro que, en su base granito, tiene una inscripción en latín que conmemora la peregrinación hasta la Ermita. A un costado de la entrada al complejo religioso, se pueden apreciar los restos de una antigua necrópolis, de origen medieval, en donde se encuentran enterrados los monjes que vivían en el monasterio anexo a la ermita; lo curioso de ello es que las tumbas fueron hechas con formas humanoides.

Antiguo convento benedictino, la Ermita se edificó sonbre un antiguo templo romano, en el siglo XII. Pero el paso del tiempo se ha hecho sentir en toda la edificación, de la cual gran parte se ha perdido. A esto se suma que también un gran incendio atacó la edificación de lo que solamente quedaron los muros de las habitaciones del convento y la propia Ermita.

En el interior de la Ermita, muchos de sus detalles se han perdido; entre penumbras, ya que cuenta con muy pocas ventanas por donde entre luz, se puede apreciar ligeros relieves en lo alto de las columnas, muchos ya perdidos. Bajo el altar de la Ermita, se puede hallar una pequeña puerta que conduce a un estrecho pasillo. Al final de este se puede apreciar la “la piedra del santo”, de la cual la tradición dice que si se dan tres vueltas alrededor de la misma, todas las enfermedades se cura. En la propia puerta se puede leer una inscripción que dice: “Para los que no lo sepan, la vuelta la piedra, lo primero y fundamental es hacerlo con fe, e incluso, aquellas personas que por su edad o por su físico no pueden dar la vuelta, no se preocupen, porque su plegaria llega igual hasta Dios.”

Después de fundada la Ermita, San Frutos habitó en ella con sus hermanos San Valentín y Santa Engracia. Los tres santos, al terminar sus días en la tierra, fueron enterrados a pocos metros de la Ermita, en donde hoy en día pueden verse sus tumbas.

Galería Fotográfica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s