¿Cómo acercarse a Dios en la oración con un corazón humano e imperfecto?

Pray, Rezar, Rezando, Oración Diaria, Oración del Día, OraciónCiudad de Guatemala, Guatemala
Texto: La-oracion.com
Fotos: Yo Cucurucho
Fuente: La-oracion.com

La oración es una entrega de corazones, un intercambio de latidos para al final encontrar el mismo ritmo y latir al unísono. Pero puede sucedernos que nos dé miedo hacer este intercambio, que no nos sintamos dignos.

Al llegar a la oración muchas veces buscamos presentarnos ante Dios con un corazón perfecto, sin heridas ni remiendos, pensamos que primero tenemos que arreglarlo para luego poder amarle y olvidamos que la perfección está en el amor, no en la “perfección del corazón” y que nuestra relación con el Señor no parte de nuestra fidelidad sino de la suya.

Nuestra fidelidad está basada en una promesa: la de Cristo
La fidelidad está basada en la promesa, en un querer firme de la voluntad de no ofender a la persona amada. Pero, ¿no habrá a veces algo de voluntarismo, de puritanismo, legalismo al querer ser fiel a toda costa, cumplir con normas, ritos y a veces quedarnos extasiados en nuestra fidelidad, dejando a un lado la Persona y la Razón por la que vivimos y nos entregamos?

Él es tan Bueno que puede permitir que caigamos, que seamos débiles que la fidelidad no pueda ser nada más un fruto de un querer, pues se corre el peligro de vivir la fe demasiado centrado en uno.

La fidelidad es fruto de un amor entregado, el de Cristo, y ese amor hay que recibirlo como don cada día, maravillándose de que cada día se quiera acercar a mí. La debilidad me hace experimentar nuevamente el regalo que quizás había dado por supuesto por mucho tiempo. Así, podemos recordar que es mucho más virtuoso recibir su amor que darlo nosotros. Así nuestra vida espiritual está centrada en Él y sus dones. Nosotros nada más correspondemos, somos fieles porque Él es fiel.

La madurez es la constancia en el amor
Esta es la verdadera libertad espiritual, la madurez profunda del alma que vive para Dios. Desde su debilidad experimenta la más alta expresión del amor de Dios, su misericordia.

Sin esta experiencia vivencial de la misericordia, estaríamos incompletos en nuestro amor a Dios porque no lograríamos comprender que lo que Él desea es que le entreguemos ese corazón de carne, que late, está vivo, busca, llora, ríe, AMA. Ese corazón humano, no un corazón espiritualizado, idealista, ese que quisiéramos tener algún día, casi perfecto y entonces sí amaríamos a Dios.

Recordemos la parábola de la oveja pérdida, Dios sale en su búsqueda, quiere su corazón herido, lastimado, imperfecto, ese que teme, que quisiera querer pero no se atreve. Ese que a veces se esconde en los placeres del mundo, en la búsqueda de un Dios que no existe en la vanidad, en la soberbia ni en la sensualidad. Es ese el corazón que quiere rescatar Dios. No se lo ocultes, tus heridas son las puertas por donde Él va a entrar, ámalo con un corazón de carne, herido y déjale que entre y te sane. No quieras el regalo perfecto, no existe el corazón sin heridas. Ni siquiera el de Cristo fue sin heridas, pues fue traspasado.

Tu debilidad será tu fortaleza si la entregas a Cristo
Experimenta tu debilidad como una bendición que te deja descubrir la esencia del Corazón de Dios en la oración y sentirte redimido por su amor, no tanto por tu fidelidad, para luego poder exclamar como San Agustín:

¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que Tú creaste. Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de Ti aquellas cosas que, si no estuviesen en Ti, no existirían. Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera; brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera; exhalaste tu perfume y lo aspiré, y ahora te anhelo; gusté de Ti, y ahora siento hambre y sed de Ti; me tocaste, y deseé con ansia la paz que procede de Ti.

¡Ay de mí, Señor! ¡Ten misericordia de mí! Contienden también mis tristezas malas con mis gozos buenos, y no sé a quién se ha de inclinar el triunfo. ¡Ay de mí, Señor! ¡Ten misericordia de mí! Yo no te oculto mis llagas. Tú eres médico, y yo estoy enfermo; tú eres misericordioso, y yo soy miserable.

Toda mi esperanza estriba sólo en tu muy grande misericordia. ¡Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s